lunes, 19 de julio de 2010

y salió nomás...

¿A partir de ahora cesará el asedio y el acoso al que fue sometido la mayoría del pueblo argentino?.

Sobre la base de argumentos falsos y de una impecable dialéctica, se pretendió tapar el sol con la mano.
Se dictó una ley que modifica instituciones básicas de toda la sociedad, contrariando principios elementales del orden natural.
Para satisfacer el afán político de algunos, y que muchos dieran rienda suelta a su odio contra la Iglesia, y que otros -muy pocos- pudieran canalizar su proselitismo homosexual, se dictó una ley que discrimina a la inmensa mayoría del pueblo argentino.
Pero -aunque duela hay que reconocerlo-  fueron los partidarios de la unión homosexual los que alzaron antes sus banderas multicolores. Y organizadamente –en casi todo programa de radio y televisión en los que les dieron amplio espacio- repitieron hasta el hartazgo consignas que pasaron por la no discriminación, la apertura de mentes, la caridad hacia el prójimo, la libre elección de la sexualidad.-
Gracias a esta falsa prédica, esta mañana nos desayunamos que ahora un niño puede tener legalmente dos papás o dos mamás. ¿Hay algo más antinatural que esto?.-
Algunos de los legisladores que votaron a favor de esta extraviada iniciativa, habrán vivido en sus propias familias, esta realidad como natural?. ¿Esto es lo que quieren y lo que ven como bueno para las familias de nuestro país y los habitantes que ellos representan?
Porque una ley que arrasa con instituciones en las que cree la inmensa mayoría del pueblo, para satisfacer derechos de una evidente minoría, que además podrían satisfacerse por otros medios, es claro que no busca el bien común y por lo tanto no merece llamarse ley.
Vaya nuestro reconocimiento a los Señores legisladores que no se dejaron tentar por un viaje a la China, por los que se aguantaron en sus bancas –como es su deber- la sanatería ideológica, por los que hablaron desde el corazón y desde la razón y luego de una maratónica sesión, finalmente no apoyaron esta extraviada norma, de la que nada bueno podrá surgir para la sociedad.-
Siempre ha ocurrido así en la historia, desde antes de la caída del imperio romano hasta nuestros días, cuando las sociedades se revelan contra el orden natural, ningún destino promisorio les espera, sino la decadencia, el desorden y finalmente su extinción.-
Pero aquí no es la sociedad la que se ha revelado, sino solo algunos de sus representantes que ciertamente no la representan en espíritu ni en verdad, y una ínfima parte del pueblo.
No hubo consulta popular, porque se manipula cuándo y cómo preguntar. No hubo apoyo masivo, ni clamor popular, pero la ley -pese al destacable esfuerzo de la minoría-, se dictó igual.
Solo nos queda el recurso de apuntar en nuestras mentes, quienes estuvieron de un lado y del otro. Quienes dieron la cara y quienes se borraron. Quienes se descolgaron cruces del pecho y colocaron la biblia sobre el calefón. Y que estas imágenes bien claritas, las hagamos valer cuando vengan a mendigarnos su voto. Esteban M. Mazzinghi.-

1 comentario:

Ernesto Oscar dijo...

En línea con lo que dice esteban y para que tengamos memoria en el momento de nuestro voto, paso a detallar la nómina de la votación:

Votaron por el Sí (33)
Frente para la Victoria (19): Jorge Banicevich (Santa Cruz), Eric Calcagno (Buenos Aires), Elena Corregido (Chaco), Liliana Fellner (Jujuy), Nicolás Fernández (Santa Cruz), Daniel Filmus (Capital Federal), Marcelo Fuentes (Neuquén), Pedro Guastavino (Entre Ríos), Marcelo Guinle (Chubut), Ada Maza (La Rioja), Blanca Osuna (Entre Ríos), Nanci Parrilli (Neuquén), Miguel Ángel Pichetto (Río Negro), Beatriz Rojkés de Alperovich (Tucumán), Teresita Quintela (La Rioja), Eduardo Torres (Misiones), José Pampuro (Buenos Aires), Lucía Corpacci (Catamarca) y Mario Colazo (Tierra del Fuego)
UCR (5): Nito Artaza (Corrientes), Gerardo Morales (Jujuy), Alfredo Martínez (Santa Cruz), Ernesto Sanz (Mendoza) y Oscar Castillo (Catamarca).
Peronismo Federal (1): Roxana Latorre (Santa Fe).
Otros bloques (8): Rubén Giustiniani (Santa Fe), Samuel Cabanchik (Capital Federal), María Eugenia Estenssoro (Capital Federal), María Rosa Díaz (Tierra del Fuego), José Martínez (Tierra del Fuego), Luis Juez (Córdoba), Norma Morandini (Córdoba) y Ana Corradi de Beltrán (Santiago del Estero).

Votaron por el No (27)
Frente para la Victoria (7): Rolando Bermejo (Mendoza), Adriana Bortolozzi (Formosa), César Gioja (San Juan), Guillermo Jenefes (Jujuy), Luis Viana (Misiones), Daniel Pérsico (San Luis) y José Mayans (Formosa).
Peronismo Federal (4): Roberto Basualdo (San Juan), Sonia Escudero (Salta), Hilda Chiche Duhalde (Buenos Aires) y Liliana Negre de Alonso (San Luis).
UCR (12): José Manuel Cano (Tucumán), Mario Cimadevilla (Chubut), Josefina Meabe (Corrientes), Blanca Monllau (Catamarca), Laura Montero (Mendoza), Ramón Mestre (Córdoba), Luis Naidenoff (Formosa), Roy Nikisch (Chaco), José María Roldán (Corrientes), Arturo Vera (Entre Ríos), Pablo Verani (Río Negro) y Juan Carlos Marino (La Pampa).
Otros bloques (4): Juan Pérez Alsina (Salta), Carlos Verna y María de los Ángeles Higonet (La Pampa) y Horacio Lores (Neuquén).
Ausentes (9)
Marina Riofrío (Frente para la Victoria-San Juan) y Ada Rosa Iturrez de Capellini (Frente Cívico-Santiago del Estero) de viaje a China. Carlos Menem (Peronismo Federal-La Rioja) se presentó en el Senado, pero se retiró al mediodía por un malestar. Elida Vigo (Frente para la Victoria-Misiones) y Sergio Mansilla (Frente para la Victoria-Tucumán) no estuvieron durante todo el día en la Cámara alta. Emilio Rached (UCR-Santiago del Estero) se retiró por un fuerte malestar. Carlos Reutemann (Peronismo Federal-Santa Fe), Adolfo Rodríguez Saá (Peronismo Federal -San Luis) y Juan Carlos Romero (Peronismo Federal-Salta) se levantaron antes de realizar la votación.
Abstenciones (3):
Frente para la Victoria (1): Fabio Biancalani (Frente para la Victoria-Chaco).
Otros bloques (2): María José Bongiorno (Bloque por los Rionegrinos-Río Negro) y Graciela Di Perna (Peronismo Federal-Chubut).

Un abrazo en Cristo.
Ernesto Calello